Avisar de contenido inadecuado

Mi primer año Flipped

{
}

Allá por diciembre expuse en este blog los detalles de mi primera experiencia en FlippedClassroom. En aquel post daba todas las justificaciones y los detalles técnicos de una experiencia en clase invertida. Tal como dije en aquel momento, el esquema y las herramientas se las debo a Raúl Santiago, J.Manuel Sota y Gonzalo Romero. Gracias maestros por abrirme los ojos.

Ahora, con la paz (relativa) que dan las vacaciones (relativas) es el momento de hacer una evaluación del curso y de los resultados obtenidos.

El curso elegido para flipear fue 1º ESO, sobre todo porque era el unico curso en el que  habíamos sustituido el libro de texto por un iPad. Eso facilitaba bastante la tarea, porque los alumnos tienen su propio dispositivo y permite aplicar la regla de "aprendo donde quiero".

Hay que decir que la mayoría de los alumnos ya venían de un año de experiencia (6º) con iPad y eso también supusoun ahorro de tiempo importante. No obstante, el primer trimestre se dedicó al menos en un 60% del tiempo a la adquisición de hábitos y el manejo de herramientas. Hoy puedo decir que fue el tiempo mejor invertido del curso. Romper una rutina de trabajo de seis años es muy dificil. Rutina que, por otra parte, la mayoría de los niños ya tenían en Ed. Infantil y que por algún motivo se abandona al llegar a primaria. Deberíamos escuchar más a los profesores de Ed. Infantil: Ellos saben cual es la metodología correcta. 

Como digo, el primer trimestre se trabajaron todas las rutinas del curso: colocar las mesas para trabajar en grupo, organizarse el trabajo del día/la semana, la corrección cooperativa de ejercicios, los contenidos explicados en vídeos, la elaboración de mapas mentales, la interpretación de las rúbricas, las rutinas de pensamiento... Y de los cuatro o cinco temas que deberíamos haber trabajado solo trabajamos tres. Pero insisto en que lo doy por bien empleado. 

En el segundo trimestre llegó el momento de recoger los frutos: La parte de Álgebra (Lenguaje algebraico y ecuaciones) que tradicionalmente es lo que más les cuesta a los alumnos fue como la seda y la mayor parte de ellos evolucionaron de manera autónoma, hasta tal punto de que me costó un esfuerzo improbo seguir el ritmo de aprendizaje de muchos de ellos. En algunos momentos del segundo trimestre me vi incluso superado por ellos y algunos alumnos, consiguieron avanzar solos y aprendieron a resolver ecuaciones que no estaban en mi programación. En definitiva: me volví prescindible para el aprendizaje.

Debido al agobio del segundo trimestre y a las prisas del tercero me vi sin tiempo de elaborar vídeos de Geometría y Funciones, y los que había en la red no me terminaban de convencer (los perfeccionistas somos así) así que cometí el error de abandonar la metodología y opté por utilizar una técnica mixta: Exposición de contenidos a la manera tradicional y trabajo diario como habiamos hecho todo el curso... y deberes en casa. Y como los alumnos ya estaban hechos al método anterior, no funcionó. Al final tuveque ir mesa por mesa explicando el teorema de Pitágoras, las propiedades de los polígonos, las rectas del triángulo... Perdí muchísimo tiempo, desorienté a los alumnos, y conseguimos mucho peores resultados que en los dos trimestres anteriores.

Si medimos los resultados en términos de aprobados/suspensos el éxito de la Clase Invertida ha sido rotundo. Sobre 78 alumnos: en el primer trimestre tres suspensos, en el segundo siete, en el tercero catorce. Solo tres alumnos tienen que recuperar en septiembre.

Si evaluamos en términos de emociones, he conseguido que la mayor parte de los alumnos hayan tenido este curso una experiencia emocionalmente positiva en Matemáticas. Muchos de ellos por primera vez en su vida. Puedo decir sin miedo a equivocarme que mis alumnos este año han disfrutado haciendo Matemáticas. El mayor logro de este curso ha sido conseguir que muchos de mis alumnos tengan la percepción de que esta asignatura pueden ser divertida e interesante.

Al final del curso les pedí a los alumnos que evaluaran el curso a través de un formulario de Google. Lo que se desprende de sus respuestas es:

  1. Valoran muy positivamente el cambio metodológico. Les gusta aprender con vídeos.
  2. Valoran mucho la atención personalizada, la resolución de dudas individual.
  3. Valoran el trabajo en equipo. La primera duda siempre se resuelve "entre iguales"
  4. Aprecian que el ambiente en clase ha sido mucho más relajado que en una clase de Matemáticas "normal"
  5. Consideran que han aprendido mucho.
  6. Aprecian que he regañado muy poco y que apenas he castigado (yo tengo otra percepción)
  7. Quieren que la metodología se mantenga.

Para terminar, y por si le puede servir a alguien voy a enumerar los errores que he cometido este año:

  1. Flipear todo un curso como primera experiencia. El cambio metodológico es un salto al vacío muy grande. Yo te recomiendo empezar por una unidad o dos en el primer trimestre, dos o tres en el segundo y tres  o cuatro en el tercero.
  2. Trabajar solo. La carga de trabajo que conlleva abordar un cambio metodológico es muy grande. Si vas a flipear un curso completo busca ayuda en algún compañero y/o en el departamento.
  3. Cambiar a mitad de camino. Si arrancas una unidad/trimestre/curso con una nueva metodología tienes que terminar. Lo peor que se puede hacer es cambiar de caballo en mitad de la carrera (lo se porque lo he hecho). Eso provoca en los alumnos confusión y sensación de que se les está engañando.
  4. No informar a las familias. Las familias no van a entender que no haya deberes y que su hijo vea videos de Matemáticas si no se les explica qué se va a hacer y qué se pretende conseguir. Yo he recibido correos de alguna madre pidiendo exigiendo "un profesor de verdad" para su hija. En el inicio del segundo trimestre, cuando expuse a las familias la metodología, las bases pedagógicas, la evaluación a través de rúbricas etc. las cosas se entendieron y las familias estuvieron encantadas. No volví a recibir ni una sola queja.
  5. No preguntar a los alumnos. Los chicos saben lo que quieren y como lo quieren. Preguntales y te darán las claves para que esto funcione. Yo te recomiendo hacer evaluacion al final de cada trimestre.
  6. No buscar la complicidad del Equipo Directivo. Es el peor error de todos. El Equipo Directivo tiene que estar informado y comprometido con el cambio. Ya se que esto no es fácil y que muchas veces nos conformamos con que nos dejen trabajar en paz, pero si el ED apoya, cuando lleguen los problemas (y llegan) todo será más sencillo.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Mi primer año Flipped

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre