Avisar de contenido inadecuado

No más héroes.

{
}

Hace unos meses, el responsable de innnovación pedagógica de uno de los colegios más grandes e importantes de España me dijo una cosa tan cierta como cruel: "Si quieres hacer innovación pedagógica tienes que pagarlo. ¿Cuantas horas de liberación horaria tienes para dedicarlas a innovar? Si la respuesta es "ninguna" entonces lo que estás haciendo es pan para hoy y habre para mañana". Me lo decía alguien que tenia un equipo de tres o cuatro personas full-time diseñando actividades y desarrollando ideas que luego se pondrían en práctica en el aula por otros profesores para regresar a ser evaluadas y rediseñadas.

El caso que les acabo de contar es una rarísima excepción en el panorama educativo español. Actualmente la innovación pedagógica (especialmente en los centros concertados) está basada en la heroicidad de algunos profesores que roban tiempo a su ocio, su sueño o su familia y muchas veces, además les cuesta dinero. Profesores que invierten en cursos de reciclaje, que compran libros, que dan y reciben charlas, que se matriculan en seminarios, másters, cursos... y todo ello pagado de su propio bolsillo.

En el mejor de los casos, lo único que esperan recibir es la indiferencia de sus compañeros de claustro y su Equipo Directivo, cuando no la hostilidad abierta porque (sic) "si haces esas cosas nos pones en evidencia a los demás"

Esos son los héroes cotidianos que están luchando porque nuestro sistema educativo no se hunda aún más en la miseria, y porque muchos centros públicos y concertados dejen de ser sitios grises y aburridos. Gracias a ellos hay alumnos que salen de la educación obligatoria sin odiar las aulas.

Pero este sistema es como bien decía el protagonista de mi primer párrafo "pan para hoy y hambre para mañana", porque ese impulso heróico va a durar lo que le duren las fuerzas o la paciencia a los profesores innovadores. Es cierto que son muchos, pero no esmenos cierto que esos esfuerzos titánicos se aguantan tres, cuatro años, cinco a lo sumo. A partir de ahí se cansarán de poner tiempo y dinero y se conformarán con lo que ya saben, dejarán de inventar, perderán la ilusión y no quedará nada: otro profesor quemado más.

Tiene razón Javier Fernandez Panadero cuando dice:

Cuando el derecho de los alumnos se provee gracias a que te conviertas en un héroe o un mártir, haciendo cosas que no son tu obligación y que te cuestan dinero, tiempo, que te quitas a ti y a los tuyos… No eres tú, es el sistema.

Otro día hablaremos del sistema, pero en muchos casos no es suya toda la culpa. En muchos casos la culpa es de quienes se sientan en los despachos pensando en que lo de la innovación pedagógica es cosa de cuatro frikis que hacen cosas raras en sus clases mientras protegen y disculpan a otros profesores que llevan poniendo el mismo examen y los mismos apuntes desde 1980.

{
}
{
}

Deja tu comentario No más héroes.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre