Avisar de contenido inadecuado

¿Por qué estoy contra la LOMCE? Tres razones y una orientación.

{
}

La LOMCE es la nueva ley sobre el sistema educativo que el gobierno está implementando desde el año pasado. Aunque lo correcto sería decir que es la ley que el gobierno está imponiendo, porque ni para su concepción, ni su redacción ni su tramitación ni su implantacioón se ha consultado con nadie: ni oposición, ni profesores, ni directores, ni editores de libros de texto (sí, estos también cuentan, y aunque no lo parezca, bastante más que los profesores), ni AMPAs... nadie. Solo el Ministerio de Educación ha intervenido en esta ley. Y de aquí sale mi primera razón:

1. Es una ley que nace muerta. Esta ley tiene los días contados, porque cuando se aprueba una ley sin contar con nadie y que tiene a todos los agentes involucrados en ella en contra, lo más probable es que acaba por no aplicarse y que sirva (una vez más) como arma política más que como instrumento de progreso (que es lo que debería ser una ley de educación). Esta dinámica diabólica de eliminar leyes educativas la inició José Luis R. Zapatero, que prometió, si ganaba las elecciones, eliminar la LOE, la ley de educación que el PP aprobó in extremis y que nunca llegó a implantarse. No es este el lugar para hacer una glosa de las ventajs o desventajas de la LOE, pero esta LOMCE es aquella LOE con una capa de pintura. Desde entonces las leyes educativas y por extensión, la propia educación ha sido un saco de boxeo sobre el que descargar golpes al adversario político. En definitiva, que con los modos que se han utilizado para aprobar la LOMCE, solo se ha conseguido que, antes de su implantación definitiva, ya tengamos otra ley en el horizonte, y esa inestabilidad no es buena. Mi hija tiene 12 años y ya ha sufrido tres leyes educativas diferentes.

2. La presencia de la religión. La religión es importante en nuestra sociedad, forma parte de nuestra cultura y es imprescindible conocerla para entender la historia de España y de Europa. Pero eso contenidos ya se estudian en Historia y además desprovistos del sesgo ideológico que le da la Conferencia episcopal: la religión que se enseña hoy en las escuelas es catecismo puro y duro. Ni rastro de humanismo. El sitio de la religión no es la escuela, sino la parroquia. O la familia. Personalmente creo que la religión debe inscribirse en el ambito familiar, porque se trata de una cuestión de fe, de sensibilidades, de visión del mundo, una cuestion de reflexión íntima que no puede enseñarse en la escuela, y mucho menos evaluarse (¿el que suspenda religión ira al infierno?¿Que se pretende enseñando religión en las escuelas?¿Qué objetivo se persigue?). La LOMCE le da a la religión una presencia y una relevancia que realmente en la España de hoy no tiene, y la intención íntima de la ley, al ponerla al mismo nivel que la Música, la Ed. Plástica o incluso el Latín es "motivar" a la gente a elegir una asignatura en la que es imposible suspender y que servirá para mejorar la nota esquivando otras en las que se obliga a trabajar para obtener resultados.

3. Es una anclada en el siglo XIX. Una ley de contenidos. En la LOMCE lo que prima es la adquisición de saberes, la acumulación de datos y tal como va la sociedad, los contenidos son cada vez menos importantes. Ahora mismo, un niño lleva en el bolsillo mucha más información de la que le proporcionará el sistema educativo a lo largo de toda su vida. Si necesitan un dato sacan su smartphone y en menos de un minuto tienen cuatro fuentes diferentes donde leer, comprobar y contrastar. La escuela, por tanto ya no es el sitio al que se va a adquirir conocimiento, para eso ya está internet. La escuela debe ser el lugar donde se aprende a leer, a pensar, a reflexionar, a contrastar, a hacer, a comprender... y esta ley garantiza justamente todo lo contrario. El objetivo de una ley de educación debe ser formar personas: ciudadanos con espíritu crítico, con capacidad de análisis, con gusto por la libertad, sensibles a su entorno y comprometidos con el desarrollo de su comunidad. Pero esta ley está orientada a formar trabajadores, no ciudadanos. No es casual que Educación para la ciudadanía haya sido sustituida por Iniciación a la actividad empresarial (o algo así).

Orientación.

Las profesiones que desempeñarán nuestros alumnos aún no han sido inventadas. ¿Como podemos formar a gente para trabajar en algo que aún no existe?¿Cómo preparar ciudadanos para una sociedad tan cambiante (sociedad líquida)?¿Dónde poner, pues, el acento?

Respuesta: En los valores que hoy ya están empezando a exigir las empresas a sus trabajadores cualificados: La creatividad, la empatía, la inteligencia emocional y el trabajo en equipo. Alguien que acumule esos "saberes" tiene el éxito laboral y personal garantizado.

Desgraciadamente, desde el ministerio de educación prefieren que los alumnos sepan sumar fracciones.

{
}
{
}

Comentarios ¿Por qué estoy contra la LOMCE? Tres razones y una orientación.

Sueño con ver una ley de educación, creada en consenso y donde los políticos de turno sean meros espectadores. Creo que Gabilondo fue el único que lo intento, pero no le dejaron.
María María 20/07/2015 a las 23:58

Deja tu comentario ¿Por qué estoy contra la LOMCE? Tres razones y una orientación.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre