Avisar de contenido inadecuado

Cara y cruz

{
}

LA CRUZ.

El viernes pasado la familia de uno de mis alumnos decidió estropearme el viernes y parte del sábado con unos mensajes. Por la mañana tuve un pequeño rifirrafe con el alumno que él saldó faltándome gravemente el respeto con abundancia de palabrotas delante de todos sus compañeros. Lo puse en manos de mi Jefa de Estudios y seguí con mi clase. Por la tarde su padre airado me exigía explicaciones a través de wassap. Superado el estupor inicial se las dí (creo que correctamente) pero exigió más y también se las dí. Al final reculó un poco (pero poco) y ni una disculpa.

LA CARA.

Hoy he recibido un correo de una familia agradecida. El alumno no es especialmente bueno en Matemáticas, pero sus padres aprecian que he hecho esfuerzos por acercarme y adaptarme a él. En un correo para enmarcar me agradecen todo lo que he hecho por su hijo, alaban la metodología (Flipped Classroom, este año casi Mastery Learning) los recursos utilizados, la atención personalizada... De esos correos que te recuerdan por qué elegimos esta profesión.

Desgraciadamente, en estos tiempos que corren, los profesionales de la educación recibimos más cruces que caras, incluso, lo extraño, muchas veces es recibir algun agradecimiento, mientras que nuestros buzones se llenan de quejas injustificadas, insultos y menosprecios.

¡Qué diferentes serían las cosas si familia y escuela caminaran de la mano y pudieran comunicarse desde la calma que da la confianza mutua!

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cara y cruz

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre